Síntomas de deficiencia de nutrientes en los cultivos.

Apuntes de la asignatura Cultivos en Ingeniería Agrícola.

Citation
, XML
Autores

Abstract

La deficiencia de nutrientes es una de las formas más frecuentes en que la degradación del suelo afecta la producción.

La deficiencia de nutrientes es una de las formas más frecuentes en que la degradación del suelo afecta la producción. Sin embargo, es esencial para el asesor de suelos estar alerta a las señales de tales deficiencias en el crecimiento de las plantas. En la mayoría de los casos, estas deficiencias se manifiestan con el tiempo mediante anormalidades en la presentación visual de la planta, pero para este entonces es demasiado tarde para corregir esta deficiencia que ya afecta el suelo.
Sin embargo, si se espera que la productividad se mantenga o crezca, es importante tan rápido como sea posible la causa de estas anormalidades. A continuación se presenta una lista de estas características.

Nutrientes Esenciales
Síntomas de deficiencia
Condiciones típicas.
NITROGENO (N) Las hojas (las mas viejas primero) se tornan amarillas o de color café, las plantas tienden a verse débiles, con falta  de vigor e incluso tender al enanismo. Los suelos arenosos bajo condiciones de gran precipitación y suelos bajos en materia orgánica, donde ocurre lixiviación.
 FÓSFORO (P) No se detecta fácilmente por la apariencia. Cuando la deficiencia es severa la planta se ve demasiado pequeña, las hojas toman un tono púrpura y el tallo puede adquirir un tono rojo. Suelos ácidos ricos en óxidos de hierro y aluminio (por ejemplo los suelos rojos tropicales).
 POTASIO (K) Manchas amarillas y café que aparecen en las hojas mas antiguas aunque también se puede presentar necrosis de los bordes. Más frecuentes en suelos ligeros (donde el potasio se concentra en la fracción de arcilla de los suelos).
 AZUFRE (S) Las hojas se ven débiles, con clorosis uniforme.  
CALCIO (Ca) Las raices son afectadas primero, el crecimiento es disparejo y puede ocurrir la descomposición. En el crecimiento vegetativo, la deficiencia se puede mostrar en varios niveles, signos de quemaduras o manchas color café en el follaje o frutas amargas (por ejemplo en las manzanas) o descomposición de la flor o el fruto (como en el tomate). Suelos ácidos, o alcalinos o alcalino-salinos que contienen grandes porciones de sodio.
 MAGNESIO (Mn) Clorosis inter-venal, primero en las hojas mas viejas. Suelos arenosos y acidos en áreas con precipitación de alta a moderada. Con frecuencia en conjunción con la deficiencia de Calcio.
 HIERRO (Fe) Clorosis de las hojas más jovenes. Suelos calcareos, pobremente drenados y con un alto pH (en suelos alcalinos y neutrales, el fósforo puede prevenir la absorción de Hierro).
 MANGANESO (Mn) Clorosis de las hojas más jovenes. Suelos mal drenados, suelos encalados o con labranza profunda pueden llevar a la deficiencia de Manganeso, asi como la presencia de Magnesio en altas cantidades, la combinación de valores de pH altos (>6.5) y altos niveles de materia orgánica pueden neutralizar el Manganeso del suelo.
ZINC (Zn) Los síntomas varian con el tipo de planta, en los cereales, las plantas jovenes muestran una tonalidad purpura, mientras que en las plantas de hojas ancas los sintomas incluyen clorosis intervenal, tamaño reducido en la hoja y follaje esparcido. Los suelos con pH alto. El zinc disponible se reduce por la aplicacio de cal o fosfatos.
 COBRE (Cu) Clorosis de las puntas de las hojas más jovenes y la muerte de los puntos de crecimiento. Suelos de turba, o suelos ácidos o arenosos lixiviados.
 BORO (B) En los cultivos diferentes a los cereales, el punto de crecimiento apical en el tallo principal muere y las yemas laterales fallan en desarrollar brotes. las legumbres (frijoles, arvejas) son muy sensibles a la deficiencia de Boro. Suelos arenosos, condiciones secas y encalamiento resultan en la deficiencia de Boro.
 MOLIBDENO (Mo) Chamiscamiento marginal y cambio de la forma de las hojas a una forma de taza. El marchitamiento es comun en las plantas de la familia de la coliflor (Brassica); los cereales en particular el maiz son sensibles a la deficiencia de Molibdeno Suelos acidos o suelos con pH alto. La deficiencia de Molibdeno puede llevar a la deficiencia del Nitrogeno, ya que los nitratos requieren de un suministro adecuado de Molibdeno para el metablismo. La disponibilidad de Molibdeno puede inhibir la absorción de Cobre.
 CLORO (Cl) Marchitamiento de las hojas. Suelos bien dranados, suelos arenosos.

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.